sábado, 4 de octubre de 2008

CADA BURRO APECHUGA CON SU CARGA


Hace unos días publicábamos una entrada en la que anunciábamos que Jemy había encontrado su camino a seguir. Y ya nos han llegado las primeras instantáneas que confirman el nuevo rumbo que está tomando. Después de darse cuenta que los únicos que se habían preocupado realmente por él eran sus fieles perro y gallina, decidió que su verdadera misión en esta vida estaba con ellos, con los animales, por lo que ha decidido recorrer el mundo luchando por sus derechos.
Después de leer hace unos días en la prensa que la reina visitó unas instalaciones donde se criaban burros ya que éstos se encuentran en verdadero peligro de desaparecer, Jemy pensó que antes de ayudar a otras especies de otros continentes, primero debía hacer algo por el animal patrio, especimen de carga, reclamo de turistas y protagonista de anuncio de gafas. Por ello, se acercó hasta Mijas donde son famosos sus burro-taxis y, cual Dian Fossey con los gorilas, ha intentado mimetizarse lo más posible con ellos para estudiarlos de cerca y conocer sus costumbres con el fin de acercar al animal a la población y conciencierla.
Jemy duerme entre el heno con los demás burros, come alfalfa e incluso soporta la carga en su espalda de los guiris que se acercan al lugar para hacerse unas fotos. Todo es poco por sus amados animales y con tanto sacrificio consigue olvidar el daño que le hizo Vanexa. El sacrificio es el camino a seguir, le enseñaron los monjes cuando se recluyó en el monasterio. Además, Jemy, que es muy del populacho, ha pensado que si el burro se extingue nuestro refranero quedará cojo y se extinguirán algunas de las frases célebres de la sabiduría popular española:

- A un burro lo hacían alcalde, y no lo agradecía.
- A un burro lo hacían obispo, y roznaba.
- Acabóse la paja y murió el burro que la tronzaba.
- Al burro el palo y a la mujer el regalo.
- Burro grande, ande o no ande.
- Dar patadas de burro.
- El burro de San Vicente carga la carga y no la siente.
- El burro delante para que no se espante.
- El que a la bodega va y no bebe, burro va y burro viene.
- El que nace para burro, de niño ya tiene orejas.
- La carne de burro no es transparente.
- Me pone burro.
- Rebuzné una vez y por burro me quedé.

¿Qué pasará con éstas y más citas si no hay burro de referencia para que las generaciones venideras las entiendan? Esperemos que queden burros por mucho tiempo. Después de su estancia en Mijas, Jemy ha afirmado que cruzará el charco en defensa de otros animales en peligro de extinción a los que salvar. Un nuevo Jack Custó ha nacido.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y eso por no hablar del cancionero popular. Qué sentido tendrían temas tan maravillosos como: "Ya se murió el burro que acarreaba la vinagre, ya lo llevó dios de esta vida miserable...", "Borriquito como tú, tururú, que no sabes ni la u..." o, sin ir más lejos, este "A mi burro" que habéis colgado???
Y los sempiternos villancicos: "Arre borriquito, arre burro arre..." o "Hacia Belén va una burra rin rin yo me remendaba yo me remendé..."???
Y Platero... qué imagen se harían los niños al leer eso de "Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera que se diría todo de algodón"??? La de un gremlin quizás???

Está claro, la humanidad no tendría ningún sentido sin los burros. Tendría que reinventarlos de nuevo en una especie de "Parque Burrásico". Bien por Jemy!!!

Por cierto, quién es ese tal Jack Custó??? Debo ser un poco burro ;-)

Félix dijo...

Aaaaaah, qué bueno.

Tengo que ponerme al día. Tengo que ponerme al día.